Alimentaci├│n y un buen desarrollo del lenguaje

┬┐Est├ín relacionados la alimentaci├│n y el lenguaje? Actualmente, no nos llama la atenci├│n ver ni├▒os/as comer alimentos triturados a los 2 y 3 a├▒os de edad. El lema de muchos padres es “que el ni├▒o/a est├ę alimentado, lo dem├ís ya llegar├í…”. Pero en este lema hay un fallo, y es que toda la musculatura oro-facial est├í relacionada, es decir, la musculatura que usamos para comer tambi├ęn la usamos para hablar.

Por tanto, si un niño/a empieza a comer alimentos sólidos desde los doce meses aproximadamente, los músculos de su boca se desarrollaran fuertes y será más factible tanto la masticación como el habla. 

En cuanto a alimentos s├│lidos desde los doce meses, aclarar que nos referimos a alimentos cortados y suaves, como verduras cocidas, fruta, pan… Aunque no tengan a├║n los dientes, los beb├ęs usan las enc├şas y la lengua para triturar los alimentos.

Es importante que el ni├▒o/a se siente tambi├ęn a la mesa cuando comen los adultos, y as├ş aprender├ín por imitaci├│n c├│mo comer al ver a los dem├ís.

Es muy importante el tamaño de los alimentos que les damos a nuestros hijos/as, deben ser de tamaño superior al tamaño de su puño, para que no se lo puedan tragar entero. 

Debemos acostumbrarlos a que se familiaricen con una gran variedad de alimentos. Y no es necesario que coma con cubiertos, pueden y deben comer con las manos para conocer las texturas de los alimentos, aunque se manchen comiendo. Lo m├ís importante de todo es que siempre que el ni├▒o est├ę comiendo, aunque lo haga solo, debe haber un adulto vigilando, podemos evitar que haya un atragantamiento.

Con esto, ayudamos a los ni├▒os/as a fortalecer los m├║sculos masticatorios, m├║sculos de la expresi├│n facial, m├║sculos de la lengua, m├║sculos del velo del paladar, m├║sculos de la faringe y m├║sculos del cuello, y as├ş comenzar a desarrollar el lenguaje de forma amenizada y sin esfuerzo, ya que favorecemos que la lengua adquiera una movilidad total, que facilitar├í la articulaci├│n de los fonemas posteriormente.

Recordad, el lenguaje y la alimentaci├│n guardan much├şsima relaci├│n.

Ángela Sánchez

Si necesita m├ís informaci├│n no dude en contactar conmigo

Si te ha gustado compártelo :)

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp