Trastorno del lenguaje y bilingüismo

Existen muchos y muy diferentes trastornos del lenguaje, cada uno con distintos grados de gravedad. Sería necesario, antes de plantearse introducir al niño en un entorno bilingüe, mejorar su nivel de castellano. Siempre teniendo en cuenta que no todos los trastornos son tan graves como para evitar la exposición a un segundo idioma, si bien sí sería recomendable una intervención logopédica simultánea a la enseñanza bilingüe.

 

Así ocurre con alteraciones en la articulación de los fonemas, como dislalias, que generalmente se superan sin excesiva dificultad, por lo que su presencia no debería evitar la inserción bilingüe del niño. Ante un trastorno fonológico más complejo, si el niño recibiera apoyo logopédico necesario y se pusiera simultáneamente en práctica una metodología adecuada de enseñanza del segundo idioma, sería a medio plazo, factible el aprendizaje de dicha lengua.

 

En principio, un retraso simple del lenguaje no tiene por qué constituir un impedimento, y de hecho es probable que al permitir al niño un margen de maduración y proporcionarle cierta estimulación lingüística, al cabo de poco tiempo haya alcanzado el nivel de castellano adecuado a su edad. No obstante, un bilingüismo mal integrado podría constituir uno de los factores etiológicos del retraso simple del lenguaje. Pero incluso en este caso, si el segundo idioma fuera la lengua materna de uno de los padres del niño, lo recomendable sería estimular por igual esta y el castellano.

 

Respecto al lenguaje escrito, si el problema se deriva de un problema de lenguaje oral puede resultar igualmente contraproducente iniciar una educación bilingüe y mucho más introducir la lectura y escritura en este idioma. Si, por el contrario, el problema en castellano es específicamente a nivel escrito, tal vez no constituiría tanto problema el iniciar, si bien solo en lenguaje oral, la enseñanza del segundo idioma.

 

Por tanto, se debe valorar cada caso individualmente para tomar una decisión informada. Y siempre apoyado por la valoración de un profesional.

 

 

 Ángela Sánchez

 

 

Si necesita más información no dude en contactar conmigo

 

Comparte esta entrada al blog: