¿QUÉ ES LA COMPRENSIÓN LECTORA?

Actualmente la comprensión lectora es esencial para entender todo lo que nos rodea, como mensajes, correos, noticias... el texto escrito está presente en la vida diaria. Por esto, es substancial entender lo que leemos tanto para adquirir conocimientos, como para descubrir el entorno que nos envuelve.

 

 Por ello, es significativo que ayudemos a la mejora de la comprensión lectora en los ambientes que rodean al niño, favoreciendo la comprensión lectora en casa (tema abordado en la próxima entrada al blog).

 

La competencia lectora no se delimita a saber leer, sino que abarca la capacidad de darle significado a lo que leemos. Además de aprender a leer, debemos asegurarnos de que los niños son competentes a la hora de obtener información de un texto, descifrarlo y deliberar sobre él. Únicamente de esta manera aprenderán a constituir su propio razonamiento y no dar por válido todo lo que aparece escrito.

Para ello es preciso utilizar un conjunto de habilidades cognitivas que se van perfeccionando con la práctica, y que nos ayuden a encontrar la idea principal del texto, comparar con otras ideas, distinguir las distintas partes del texto, entender el orden de los hechos y sus causas, hacer predicciones y suposiciones, distinguir entre los distintos tipos de lecturas...

La comprensión lectora es la capacidad para comprender lo que se lee, tanto en referencia al significado de las palabras que constituyen un texto, como en relación a la compresión total del texto.

 

Beneficios de la comprensión lectora

  • Ganancia de cultura 
  • Desarrollo de la personalidad y socialización
  • Incremento de la capacidad lingüística y ampliación del vocabulario
  • Fomento de la visión crítica y pensativa frente a lo que se lee y frente a la realidad
  • Participación absoluta en la sociedad, gracias a la destreza de comprender y valorar la información escrita
  • Incremento de la motivación lectora

 

No obstante, debemos recordar que la lectura ha de ser una delicia, no una obligación. El objetivo es que le niño manifieste cada vez mayor interés y que batalle por comprender lo que lee; por esto, el contenido del texto deber ser afín a sus conocimientos, con un vocabulario apropiado y sin formas gramaticales o construcciones sintácticas que le impliquen frustración. 

Hay numerosas técnicas para fortalecer el hábito lector que nos ayudarán a impedir que la acción de leer se convierta en un aburrimiento.

 

Para terminar, acuérdese que cualquier instante de la vida diaria es bueno para motivar al niño. Anuncios, revistas, tebeos, libros... cualquiera de ellos pueden convertirse en excelentes opciones para el aprendizaje de la lectura, y como resultado, desarrollar la capacidad de comprender su significado, en definitiva, comprender lo que se lee.

 

Ángela Sánchez

 

 

Si necesita más información no dude en contactar conmigo

 

 

 Comparte esta entrada del blog: