Habilidades lingüísticas de los niños con Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH)

El TDAH comienza en la infancia y se define por: inatención, hiperactividad e impulsividad.

 

A continuación hablaremos de las habilidades lingüísticas en los niños con TDAH, y de su procesamiento de habla, su desarrollo en morfosintaxis, en vocabulario y en comunicación. 

 

Entre los subtipos más frecuentes del trastorno, encontramos:

  • Trastorno por Déficit de atención con hiperactividad, tipo Combinado (TDAH-C) en el que aparecen criterios de inatención, hiperactividad e impulsividad.
  • Trastorno por déficit de atención con hiperactividad, tipo inatento (TDAH-I) en el que predomina la inatención y presentan un tempo cognitivo lento con conducta normal.
  • Trastorno por déficit de atención con hiperactividad, tipo hiperactivo-impulsivo (TDAH-HI) en el que se da predominio de la hiperactividad e impulsividad, suele aparecer en niños preescolares y ser un signo precoz de riesgo de desarrollo del subtipo combinado.

Los niños con TDAH demuestran, en general, peores habilidades lingüísticas que los niños que no padecen este problema en todos los niveles básicos de la lengua.

En el nivel fonético-fonológico, permanecen procesos de simplificación de habla hasta edades avanzadas. Las dificultades de atención auditiva y de control motor del habla son aspectos que pueden interferir en el desarrollo del habla en estos niños.

 

Las tareas de conciencia fonológica resultan especialmente difíciles a los niños con TDAH. Dificultades en la memoria operativa, en el control inhibitorio y la impulsividad entorpecen la realización de estas tareas incluso en los niños más mayores.

 

Existen dificultades en memoria operativa y control inhibitorio que influyen en la realización de las tareas de morfosintaxis y semántica.

 

Todas estas dificultades actúan interfiriendo la comunicación, tanto a nivel expresivo como comprensivo, haciendo que sean menos eficaces en el procesamiento del lenguaje fundamentalmente en contextos lingüísticamente más exigentes.

 

Sin embargo, existe una gran variabilidad: desde sujetos que tienen un lenguaje normal hasta sujetos, que desde los criterios de la patología del lenguaje tienen trastornos del lenguaje.

 

Las dificultades pragmáticas parecen estar presentes en casi todos los sujetos con TDAH. En ellas pueden influir distintos factores y en distintos estadios del procesamiento: las dificultades atencionales que pueden interferir la entrada de la información; la memoria operativa, que les hace menos eficaces en el reparto y control de los recursos disponibles y las dificultades en la selección y manejo de las estructuras lingüísticas. Los dos últimos factores estarán más debilitados en los niños TDAH que presenten trastornos en el desarrollo del lenguaje.

 

Consecuentemente, es necesario llevar a cabo por parte del  logopeda una evaluación de los niños con TDAH, una exploración sistemática del lenguaje con el fin determinar dificultades y de valorar riesgos.

 

Ángela Sánchez

 

 

Si necesita más información no dude en contactar conmigo 

Comparte esta entrada del blog: