Cómo mejorar la lectura en casa

¿Te inquieta que tu hijo no lea? ¿Lee pero no razona lo que lee? ¿No sabes cómo ayudarle para que tenga la costumbre de leer diariamente?

A continuación encontramos diferentes herramientas y recursos para que, desde casa, logre causar hábito lector a sus hijos y además una mejora en la lectura y apoyar el trabajo que hacen los profesores desde el centro educativo para mejorar la compresión lectora:

  • Libros de lectura fácil: son libros asequibles para el niño en función de su edad. Siempre debemos asegurarnos que el libro es apto para la edad de la persona que lo va a leer. 
  • Libros con imágenes: los libros dirigidos a los niños deben tener imágenes descriptivas que concuerden con el texto, para hacer más atractiva la lectura y complementarla, además los libros con imágenes ayudan a los niños a adquirir vocabulario.
  • Leer en voz alta: la lectura en voz alta favorece que se respeten correctamente los signos de puntuación (. , : ` " ¿? ¡! ... -_), aumenta el autoestima, la empatía y la comprensión del texto. Cuando su hijo lea en voz alta no lo interrumpa  para decirle sus errores.
  • Nunca obligue a su hijo a leer: si obliga a su hijo a leer lo único que obtendrá serán dos cosas, primero que su hijo odie la lectura y segundo que no quiera leer.
  • Respetar lo que su hijo quiere leer y cuando: siempre que el libro sea apto para su edad, dejen que sean ellos los que elijan qué leer y cuando hacerlo.
  • No pedir que nos cuenten lo que ha leído: si ellos quieren contarnos lo que han leído perfecto, debemos escucharlos, pero si no nos dicen nada no debemos pedir que nos lo cuenten, porque la lectura pasará a ser una tarea en lugar de un placer.
  • Diferentes tipos de libros: debemos informar a nuestros hijos que hay diferentes tipos de libros, como libros para aprender cosas, libros que nos cuentan historias sorprendentes... etc.
  • Nunca castigarles por no leer: no debemos castigar a un niño sin ver la tele o jugar u otra cosa agradable para él porque no lea, con esto conseguiremos que no quiera leer nunca.
  • Por último, y no menos importante, es muy recomendable que los niños tengan su propia biblioteca y tengan todos sus libros al alcance, si creamos un espacio dedicado a la lectura estaremos favoreciendo que la lectura sea un placer para los más pequeños.

 

Ángela Sánchez

 

 

Si necesita más información no dude en contactar conmigo

 

 

 Comparte esta entrada del blog: